¡ENVÍOS GRATIS!

INSECTOS: LA PROTEÍNA DEL FUTURO


Actualmente tenemos una fuerte demanda de alimentos a nivel mundial, según la FAO, se estima que para el 2050 existirá una población de 9 mil millones de personas. Con estas estadísticas es evidente que el suministrar alimentos a todas las personas se esta convirtiendo en un reto. De acuerdo a la secretaría de salud, en México anualmente se enferman más de 170 mil personas por desnutrición y más de 28 millones de mexicanos carecen de acceso a la alimentación. Ante esta situación alarmante surgen nuevas alternativas para el abastecimiento de alimentos a nivel mundial. Una tendencia que promete buenos resultados son los insectos; así es, a pesar de que nos pueda parecer una opción no muy apetitosa realmente resulta muy ventajosa en aspectos que les explicaremos a continuación.

En la industria: La proteína es el macronutriente más costoso en la producción de alimentos ( si comparamos con grasa y carbohidratos), por lo que es el que se encuentra en menores cantidades en la mayoría de los productos procesados. Sin embargo, el ser humano requiere de la ingesta diaria de proteína, las fuentes principales provienen del ganado, pero su producción requiere un mantenimiento muy alto por lo que tiene una eficiencia relativamente baja. Con 10 kg de alimento el insecto produce 9 kg de proteína mientras que el ganado produce 1 kg. En cuanto a espacio, para producir 100 kilos de materia prima, los insectos ocupan 5 metros cuadrados mientras que el ganado ocupa 50.

En el medio ambiente: En el ámbito ecológico, el 20% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero provienen de la industria ganadera. También un 8% del agua potable va directo a suministrar a los ganados. ¿Sabías que se necesitan 4500 litros de agua para producir un corte de 300 gramos de carne?   De acuerdo a la FAO los insectos requieren de 5 a 20 veces menos agua que el ganado tradicional. Reduciendo así la cantidad de agua destinada a la producción de alimentos. Por otra parte un 40% del alimento cosechado es destinado al ganado, por el contrario, los insectos pueden alimentarse de residuos biológicos, hierbas, hojas secas e inclusive estiércol para producir proteínas de alta calidad.

En la salud: A nivel nutricional, los insectos definitivamente son una mejor opción; la composición de un insecto es de 72% proteína, 16% lípidos, 12% carbohidratos y  aporta 96 kcal por porción mientras que la carne, variando de acuerdo a su procedencia está compuesta 52% de proteína, 48% de lípidos y 285 kcal por porción. Hablando también de la salud, existe una mayor posibilidad de enfermarnos comiendo productos animales  que productos de insectos. Ya que nuestra taxonomía y código genético es tan diferente que los virus y bacterias que afectan a los insectos por lo general no son compatibles con nuestro ADN, por lo que no causan daño alguno. Haciendo que esta opción sea muy ventajosa, tomando en cuenta que se estima que 2.2 millones de personas mueren al año por enfermedades provenientes de animales.  

El verdadero reto es cambiar la concepción que se tiene de los insectos, especialmente en el Occidente, alrededor de 2 millones de personas a nivel mundial consumen regularmente insectos pero para la mayoría de la gente sigue siendo un alimento poco agradable. Sin embargo, comienzan a tener un auge en la gastronomía como platillos exóticos y de alta cocina. Que bien podrían ser una vía factible para erradicar la desnutrición en México y en el mundo. Es con este contexto que comienzan a surgir productos que están hechos a base de insectos. Aquí les mostramos una iniciativa, ENTO,  que surge en Inglaterra, con el fin de incorporar los insectos en la alimentación de una manera que resulte atractivo para el consumidor.  La propuesta de ENTO, alimentos hechos a base de insectos.

Ento - the art of eating insects from Ento on Vimeo.

Actualmente, ya existen empresas que comercializan harinas y frituras a base de insectos ya que es una tendencia prometedora. Así que pronto estos productos llegaran a nuestro alcance para brindarnos una fuente alternativa de proteínas.

 

Fuentes bibliográficas:

Arango, G. Los insectos: una materia prima alimenticia promisoria contra la hambruna Revista Lasallista de Investigación, vol. 2, núm. 1, enero-junio, 2005, pp. 33-37 Corporación Universitaria Lasallista. Antioquia, Colombia. Consulta en págoia: http://www.redalyc.org/pdf/695/69520106.pdf

Fuentes, M. 2012. Hambre y Pobreza. Página en línea: http://mexicosocial.org/index.php/mexico-social-en-excelsior/item/90-hambre-y-pobreza.html FAO. Insects for food and feed. 2014 Página en línea: http://www.fao.org/forestry/edibleinsects/en/

ENTO. Página en línea:  http://www.eat-ento.co.uk

Bryner, Jeanna. (2012)13 Animal-to-Human Diseases Kill 2.2 Million People Each Year.http://www.livescience.com/21426-global-zoonoses-diseases-hotspots.html